Purificadores De'Longhi

Alérgenos de ambientes interiores.

Todas las alergias se deben a sustancias llamadas alérgenos.
Cada año, millones de personas sufren de síntomas alérgicos de temporada como congestión, picazón y goteo de la nariz, lagrimeo de los ojos. Sin embargo, muchos también sufren de alergias perennes, que producen síntomas todo el año. Las alergias perennes se deben a alérgenos de ambientes interiores, como excremento de ácaros caseros del polvo, caspa animal, excremento de cucarachas y mohos de interiores.

Control de ácaros del polvo

El polvo casero se compone de pequeñas partículas de material vegetal y animal dentro de la casa. Si bien esta mezcla no nos resulta atrayente, unas criaturas microscópicas llamados ácaros del polvo casero prosperan en ella. Los excrementos de estos ácaros son los factores desencadenantes más comunes de la alergia perenne y los síntomas de asma.

Los ácaros del polvo se hallan en toda la casa, pero prosperan especialmente con alto nivel de humedad y en áreas donde hay caspa humana (escamas de piel muerta). Los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo pueden incluir congestión o goteo de la nariz con estornudos (particularmente en la mañana), picazón y lagrimeo de los ojos, tos y silbido al respirar.
Para reducir los ácaros del polvo, es importante controlar la humedad a menos del 50% en toda la casa usando un deshumidificador o aire acondicionado central o una unidad para la ventana. El alfombrado de pared a pared debe eliminarse lo más posible, especialmente el que se coloca sobre pisos de concreto. Los pisos de madera, baldosa o linóleo son mejores para los alérgicos. También pueden usarse alfombras pequeñas lavables si se lavan regularmente en agua caliente o se lavan en seco. Dado que la gente pasa más tiempo en el dormitorio que en ningún otro cuarto, es esencial reducir los niveles de ácaros aquí. Encierre los colchones y almohadas en fundas herméticas, plásticas o de tela especial anti-alérgenos, las cuales se ofrecen en muchas tiendas de todo el país. La ropa de cama también debe lavarse semanalmente en agua caliente (130°F) y secarse en un secador caliente. En el caso de las camas de agua, lave regularmente el forro del colchón encima de la cama. Los plumones y las almohadas fabricados de materiales naturales como plumas de ganso o algodón deben cambiarse por fibras sintéticas o forrarse con fundas a prueba de alergias.
También es mejor tener superficies despejadas, y colocar elementos que acumulen polvo en cajones o alacenas cerradas. Evite usar el cuarto donde duerme como biblioteca o estudio. El uso de la aspiradora semanalmente puede ayudar a eliminar más los ácaros del polvo. Los alérgicos deben usar una aspiradora con un filtro de particulados de alta eficiencia (HEPA, high-efficiency particulate) o una bolsa doble, porque el uso de una aspiradora estándar o con filtro de agua revuelve el polvo en el aire. Los alérgicos también deben usar una mascarilla contra el polvo.

Control de mohos interiores

Los mohos y mildiú de interiores prosperan en áreas de la casa con mayor humedad, como los sótanos húmedos y las ventanas del baño. Estos mohos generan pequeñas esporas que pueden desencadenar síntomas de alergia.
Afortunadamente, los mohos y mildiú de interiores se eliminan fácilmente una vez descubiertos. Use una solución de limpieza con un 5% de blanqueador y un poco de detergente. Si es visible el moho o mildiú en alfombrados o papeles tapiz, elimine estos artículos de la casa. Asimismo, repare y selle rápidamente los techos o tuberías con fugas.

Nunca instale alfombrados directamente sobre pisos de concreto o húmedos, y evite guardar ropa, papeles u otros artículos en áreas húmedas.
El uso de deshumidificadores en sótanos húmedos puede resultar útil, pero generalmente no pueden controlar la humedad en la casa. Vacíe el agua de los deshumidificadores y limpie las unidades regularmente para evitar que se forme mildiú. Todos los cuartos especialmente sótanos, baños y cocinas, necesitan ventilación y limpieza constante para impedir el crecimiento de mohos y mildiú.

Consejos adicionales

Aunque sienta la tentación de “airear” los alérgenos de la casa, si abre las ventanas puede dejar entrar alérgenos exteriores como polen y esporas de moho. Use, en cambio, el aire acondicionado para limpiar, recircular y deshumidificar el aire de la casa.
También puede considerar el uso de filtros de aire en casa, muchos de los cuales pueden usarse en conjunto con los sistemas de refrigeración y calefacción de aire forzado que existen. Estos incluyen sistemas de filtros HEPA; filtros mecánicos con filtros de fibra de vidrio desechables estándar que deben cambiarse todos los meses; filtro de aire permanentes con deflectores que deben limpiarse periódicamente, así como filtros electrostáticos que utilizan las propiedades electrostáticas naturales del polipropileno y del poliéster para limpiar el aire. Las placas de filtros deben limpiarse frecuentemente, de lo contrario pueden producir ozono irritante. Tenga presente que, si bien los filtros de aire y dispositivos pueden ser populares, ninguno ha demostrado científicamente que elimina los alérgenos y disminuye los síntomas de alergia o asma. En forma similar, la limpieza de conductos de aire, un procedimiento costoso, no ha demostrado ser eficaz para reducir los síntomas respiratorios. Es más eficaz implantar medidas de control ambiental para reducir los alérgenos.
Los alérgicos y asmáticos también deben evitar irritantes presentes en el aire, incluidos el humo del tabaco, los aerosoles, pinturas, perfumes, productos de limpieza u otros olores o emanaciones fuertes.

Tratamiento de alergias

Las medidas de control del ambiente interior deben enfocarse en los sitios donde se acumulan alérgenos. Formando un historial completo y realizando exámenes de alergias, si es necesario, su especialista en alergias puede ayudar a determinar cuáles alérgenos provocan sus síntomas. Las medidas de control del ambiente interior difieren en los ácaros del polvo, los alérgenos animales, las cucarachas y los mohos. Para aliviar sus síntomas, su especialista en alergias puede también recetarle los medicamentos adecuados, tales como antihistamínicos, descongestionantes o medicamentos contra el asma.

Los cambios a su ambiente interior pueden tardar un tiempo. Para comenzar, puede organizarse escribiendo una lista de prioridades. Los cambios progresivos producirán un ambiente interior menos alergénico, más fácil de limpiar y más saludable para toda la familia.
Su especialista en alergias/inmunólogo puede proporcionarle más información sobre alérgenos de ambientes interiores y controles ambientales.

Purificadores

Con un sistema de filtrado multifuncional, los purificadores garantizan una purificación ideal y el mejor confort para cada persona.

Encuentra estos productos en:

CONTACTO